Municipalidad guardián del Humedal del Río Lluta

24 de Mayo de 2020

853 visitas


La Municipalidad de Arica como custodio de la Reserva Natural Municipal, protege un poco más de 30 hectáreas del Humedal del Río Lluta a través la fiscalización constante y el cumplimiento de la Ordenanza. 

Actualmente cuenta con guardaparques que custodian los sitios utilizados por las aves para anidar, alimentarse y descansar, impidiendo que estas sean molestadas, esfuerzos que han generado efectos positivos como el aumento en la diversidad de aves y del éxito reproductivo.

El humedal de Lluta a pesar de ser un importante refugio de aves, enfrenta complicados problemas por el deterioro progresivo al que es sometido, producto de la intervención humana como consecuencia de la expansión urbana. 

Debido a esta situación se han hecho avances para lograr su conservación, bajo varias figuras de protección legal y en el futuro podrían sumarse otras como la expansión del Santuario de la Naturaleza y un mayor resguardo en el plan regulador. 

Aves Migratorias

En Chile existe un porcentaje importante de aves que son migratorias, realizando visitas estacionales, principalmente durante el verano en su periodo de reposo reproductivo, lo que significa que son aves que compartimos con el resto del mundo. 

Es por ello que, la desembocadura del río Lluta es un paso obligado en la ruta migratoria de muchas aves que provienen desde lugares tan lejanos como el ártico y la tundra de Alaska, incluso errantes desde otros continentes. 

Al comenzar los meses de frío, miles de aves dejan Norteamérica para migran hacia Sudamérica en busca de un clima más cálido como parte de su ciclo natural de vida. Dentro de sus rutas migratorias existen sitios claves que son los humedales, donde las aves llegan para descansar y alimentarse, después de un viaje extenuante, para luego seguir viaje más al sur o quedarse. 

Uno de los pocos sitios costeros en el norte de Chile, que aún brindan este importante servicio es el humedal de Lluta, adquiriendo una mayor relevancia por estar inserto en la costa del desierto de Atacama, zona crítica para la supervivencia de las aves, convirtiéndolo en un verdadero oasis. Albergando anualmente a miles de aves boreales, entre las que encontramos a la gaviota de Franklin, el gaviotín elegante, la golondrina bermeja, el halcón peregrino y varias especies de chorlos y playeros. 

El humedal de Lluta también brinda refugio a aves visitantes que se han extraviado, llamadas accidentales o errantes, también aquellas de regiones andinas o tropicales que ven alteradas las condiciones de sus ambientes naturales por diversos factores.  Así es posible encontrar aves tan particulares como la hermosa espátula rosada, propia de bosques de mangles y pantanos tropicales. 

Junto a las aves migratorias, el humedal de Lluta mantiene también a un número importante de aves locales, es decir aves que residen de manera permanente y anidan. Registrándose hasta la fecha un total de 185 especies de aves de las cuales casi el 80 por ciento son visitantes.