Alcalde Espíndola exigió al Gobierno presencia de Carabineros 24 horas en Terminal Internacional y poblaciones aledañas

05 de Marzo de 2020

1156 visitas


El aumento de la delincuencia en los alrededores de Terminal de Buses Internacional mantiene en alerta a los vecinos, muchos quienes han sido víctimas de estas acciones. Por ello, desde enero la Dirección de Prevención y Seguridad Humana de la Municipalidad de Arica, ha coordinado una serie de reuniones con el gobierno y policías a fin de reforzar las acciones de protección en el sector.

En esta tercera reunión intersectorial realizada este jueves en la Gobernación Provincial y donde participaron diversos representantes de instituciones, el alcalde Gerardo Espíndola exigió al Gobierno mayor seguridad para los usuarios y vecinos del Terminal Internacional, con presencia policial durante las 24 horas en el lugar. “Pese a que hemos realizado operativos con las policías y otros servicios dependientes del gobierno, ello es insuficiente, hoy necesitamos un retén móvil que asegure la presencia permanente de carabineros en el lugar”, sentenció el edil.

Éste es un lugar mayor de tránsito de visitantes nacionales y extranjeros, que en época estival llegan a ser más de 180 mil personas por mes, sin embargo, ha sido azotado por la delincuencia, el transporte ilegal y la proliferación de puestos de alimentos sin reglamentación y se ha transformado en uno de los lugares de peor reputación de la ciudad, por lo que urge medidas inmediatas.

Medidas municipales

Claudia Hermosilla, directora de Seguridad Humana, indicó que desde el municipio instalamos un sector de sombra, exigido por Carabineros para resguardar un retén en diciembre del año pasado, así que las condiciones están. Además, “contamos con guardias destinados a resguardar el recinto, 16 cámaras de seguridad al interior, y otras tres ubicadas en el sector, vinculadas directamente a Carabineros” sostuvo la directora.

Desde la dirección municipal se han dispuesto guardaparques o gestores comunitarios para proteger el parque Diego Portales, con las pocas atribuciones que la ley entrega a los municipios en temas de seguridad. Esta población es una de las más afectadas pues en el lugar han proliferado hostales que albergan una gran población flotante que preocupa a las familias de la población Juan Noé.