Mujeres piden democratizar las calles para mejorar uso de la bicicleta

29 de Agosto de 2020

381 visitas


Porque las mujeres que han hecho de la bicicleta un medio de transporte quieren compartir las calles sin miedo y porque al igual que el resto de los ciclistas merecen respeto y empatía por parte de los automovilistas, la gestión liderada por el alcalde Gerardo Espíndola, por el Facebook de la Municipalidad de Arica, ofreció la primera charla de movilidad urbana con perspectiva de género.

Para democratizar el uso de las calles, el Programa de Movilidad Urbana de la Ilustre Municipalidad de Arica, IMA, entregó un potente mensaje a través de experiencias vividas por Priscila Aguilera, jefa de la Secretaria Comunal de Planificación, Carolina Toro, arquitecta y experta en rutas patrimoniales, Miriam Salazar, directora de la revista Pedalea, Romina Farías, arquitecta y representante del Colectivo Arica Constituyente.

Libertad y empoderamiento

Luego que la moderadora Yannina Leal preguntara sobre el rol que la bicicleta juega en la vida de las mujeres, Miriam Salazar dijo que les permite libertad y empoderamiento. Es  un instrumento liberador que “te lleva a superarte en cada pedaleo”. Por su parte, Romina Farías manifestó que la bicicleta es un medio de locomoción económico, sobre todo, para  las mujeres “que ganamos un 30 por ciento menos que los hombres”.

Con respecto a los mayores riesgos que las mujeres corren sobre la bicicleta,  Priscila Aguilera cree que importante generar condiciones de seguridad. “Todavía tenemos la idea que la calle es solo para los autos. Por eso, ahora que en pandemia transitan menos autos, hay que comenzar a cambiar esta visión”.  

Más seguridad

En el mismo sentido, Carolina Toro manifestó que la instalación de ciclovías es una herramienta que les otorga más seguridad a las mujeres que usan la bicicleta como medio de transporte.

En tanto, Miriam Salazar indicó que hay falta respeto y empatía por parte de los conductores que ejercen violencia cuando conducen sus autos a alta velocidad. En el mismo sentido, la directora de la revista Pedalea, Miriam Salazar, agregó que hay que cambiar el foco, la calle no es peligrosa, las personas que conducen automóviles hacen que sea peligrosa.

Falta empatía

Para que las mujeres dejen de ser minoría en cuanto al uso de la bicicleta, Romina Farías cree que el entorno debe ceder espacio y ser más empático. “No pasa nada malo” si los automovilistas les entregan espacio a los ciclistas o a los peatones, como ocurrió con el ensanchamiento de la vereda que la Municipalidad de Arica puso en práctica en calle Colón, entre el paseo 21 de Mayo y Sotomayor.  

Carolina Toro, también cree que los peatones, ciclistas y automovilistas, tenemos que aprender a ocupar el espacio público. Hay que democratizar la calle”.

Solo hace bien

Con el objetivo de que más mujeres se atrevan a usar la bicicleta como un medio de transporte económico, que contribuye a mejorar la salud física y mental de las personas, Miriam Salazar señaló que “mientras más mujeres lo hagamos, más seguras serán las calles. Andar en bicicleta es una actividad que hace bien”.   

Al momento de optar por la bicicleta como medio de transporte, Romina Farías dijo que la ayudó entender que era un actor de la misma escala que los automovilistas. Siempre respetando la distancia que indica la ley. Por su parte, Carolina Toro invitó a las “mujeres a seguir en esta lucha para compartir la calle sin miedo”.

Finalmente, la jefa de Planificación de la IMA, Priscila Aguilera,  dijo que las mujeres “tenemos que tomarnos los lugares donde se toman las decisiones, para generar más espacios de seguridad”.