Alcalde Espíndola entregó carta al Presidente Piñera con demandas urgentes para mejorar la realidad económica de Arica

29 de Agosto de 2020

416 visitas


Durante la ceremonia de inauguración de las obras en la ex Isla El Alacrán, el alcalde de Arica, Gerardo Espíndola, hizo entrega de una carta al Presidente Sebastián Piñera, enumerando las principales carencias que vive la comuna no sólo relacionadas con la pandemia, sino ante la faltas de medidas económicas que apunten a su desarrollo futuro.

La máxima autoridad comunal de Arica le entregó una carta al mandatario, en la que son detalladas siete necesidades comunales que involucran al 99 por ciento de la población, provocadas por las características especiales del territorio que es tanto zona fronteriza como extrema.

El principal aspecto es la continuidad del Plan Especial de Zonas Extremas, política pública de alto impacto que llegó a su fin el 11 de julio pasado y que, a la fecha, no ha generado noticias sobre su renovación, pese al compromiso presidencial que el mismo Presidente Piñera tuvo con la región en enero del 2019.

“Nos reunimos con el Presidente de la República, aproveché estos pocos minutos como encuentro, para poder entregar una carta con una serie de elementos importantes que tienen que ver con el recorte presupuestario de la región, con la inversión en Arica. Lamentablemente se anuncia un plan “Paso a Paso”, pero que para Arica parece que no fuera viable, especialmente por este recorte de 6.000 millones de pesos que van a afectar a las obras de nuestra ciudad”, expresó el alcalde Espíndola.

Zofri, Subdere y GORE

El segundo punto es la libre disposición de los recursos Zofri, una propuesta realizada por alcaldes de Arica y Parinacota y Tarapacá que busca, por lo menos este año, que estos dineros puedan ser invertidos en otras áreas y no de forma exclusiva a obras, lo que permitiría atacar la pandemia en la zona norte.

En tercer lugar, destacan los recursos entregados por Subdere, a fin de que tengan en cuenta temas propios del funcionamiento de los municipios. En materia de migración, Espíndola señaló que “no puede ser que, con recursos locales, de la región y del Gobierno Comunal, nos hagamos cargo de un problema del Estado”.

También fue solicitado que las nuevas divisiones del Gobierno Regional, Desarrollo Social y Humano, Fomento e Industria y de Infraestructura y Transporte, tengan mayores grados de vinculación con la Municipalidad de Arica.

Finalmente, el alcalde Espíndola enfatizó la importancia de apoyar la reactivación económica de la comuna y la región, a través de programas de empleo que vayan en sintonía con la comunidad y en un trabajo colaborativo entre gobiernos comunales de la región. A esto se suma la reconsideración del recorte al presupuesto regional, que afectó severamente las arcas regionales.

“Más de 6.000 millones de pesos que nos quitan y ponen en riesgo la continuidad y ejecución de proyectos que son esenciales para el desarrollo de Arica y el tema de la migración como otro elemento importante, dentro de nuestra ciudad. Por último, pero no menor y que más bien es estructural apunta hacia el fortalecimiento del Gobierno Regional en cuanto a sus nuevas divisiones y la preparación para el futuro gobernador regional que debiera elegirse el próximo año”, recalcó Espíndola.

También soluciones

En la misiva, el jefe comunal no sólo realizó peticiones comunales, sino que también entregó propuestas para el mejoramiento de la Salud Municipal en el marco de la pandemia por Covid-19.

En primer lugar, el edil planteó el pronunciamiento del Minsal respecto a la rebaja del aporte estatal establecido en el Decreto Supremo N°55, debido a las necesidades excepcionales de la Atención Primaria de Salud producto de la pandemia.

También recomendó otorgar un número identificatorio provisorio a los migrantes carentes de recursos y que se atienden en el sistema público. A esto se suma el impulso a la normalización y futuros proyectos de construcción de establecimientos de salud pendientes; considerar a FNDR proyectos presentados al GORE y no considerados como un móvil de boxes de atención territorial; y un plan de salud mental para los trabajadores de la salud.