Alcalde Espíndola llama al Gobierno a entregar recursos para paliar la crisis migratoria que afecta la zona

21 de Agosto de 2020

239 visitas


El 27 de junio, el gobierno del Perú promulgó el decreto que puso fin a la cuarentena nacional, para dar paso a una regional, situación que indirectamente ha afectado a la región de Arica y Parinacota. Esto porque desde la adopción de esta medida desde el vecino país, el número de migraciones ilegales hacia Arica se ha visto fuertemente aumentada, lo que significa un costo importante para las arcas municipales, ante la necesidad de dar atención a los extranjeros mientras esperan su repatriación.

El alcalde de Arica, Gerardo Espíndola Rojas, indicó que anualmente son importantes los recursos que su administración debe destinar para dar respuesta a esta problemática, dineros que debieran salir desde el Nivel Central y no desde la comuna, puesto que la gestión de las fronteras es un trabajo de Estado, no solo de Arica y Parinacota.

“Desde que Perú eliminó su cuarentena, el número de personas que están ingresando de manera irregular, por pasos no habilitados, ha aumentado, especialmente porque la frontera se encuentra cerrada. Esa es una situación que nos preocupa como ciudad y especialmente, yo le he pedido al ministro del Interior y al Gobierno, más recursos para poder afrontar esta situación. Recursos que vengan desde el nivel central y no sean de la región, no sea la comuna la que se haga cargo de administrar una frontera que no es la frontera de Arica, sino que de Chile”, señaló el jefe comunal.

Dicha situación ha complicado aún más la economía de la Municipalidad de Arica, ya golpeada por la pandemia por Covid-19, que ha significado pérdidas por más de 3.000 millones de pesos al 1 de agosto. Espíndola enfatizó que históricamente, las complejidades derivadas de la frontera como el tráfico de migrantes, el ingreso de narcóticos y la aglomeración de extranjeros ante el cierre de controles, han sido problemas que han tenido que ser afrontados como comuna y no como país como debiese ser.

“Es un problema de Estado y no es un problema de la región, de la comuna. Permanentemente, como Municipalidad nos hacemos cargo de la situación migratoria en Arica y no de lo que se conoce hoy en día, estos flujos migratorios desde más al norte del continente, sino que de algo regular y permanente que es parte de nuestra historia. Sin embargo, de ello el Estado no se hace cargo y finalmente con recursos municipales, tenemos que administrar algo que le corresponde, en el fondo al Gobierno Central”.