Día Mundial de la Hepatitis: Salud Municipal promueve el autocuidado

29 de Julio de 2020

462 visitas


En el marco del Día Mundial de la Hepatitis, que se conmemora el 28 de julio, la Dirección de Salud Municipal (DISAM), promueve el autocuidado con medidas preventivas para evitar la contraer la enfermedad.

Es por ello que, la DISAM llamó a la comunidad a cuidarse de esta patología y que la gente sepa dónde acudir y que hacer en el caso de contraer o verse afectado por esta enfermedad.

Es importante cuidarse de la hepatitis ya que se trata de una inflamación del hígado que puede mejorar o evolucionar hacia una fibrosis (cicatrización), una cirrosis o un cáncer de hígado.

Cabe señalar que, las hepatitis B y C son la mayor causa de muerte, con 1,4 millones de defunciones al año. En plena pandemia de COVID-19, las hepatitis víricas siguen matando a miles de personas cada día.

La causa más frecuente es el virus de la hepatitis, pero también puede deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (por ejemplo, el alcohol o determinadas drogas) o enfermedades autoinmunes.

La enfermedad en un comienzo puede no presentar síntomas hasta varios años después de la infección, pero el hígado puede ya estar severamente dañado. La infección aguda puede acompañarse de pocos síntomas o de ninguno; también puede producir ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos), orina oscura, fatiga intensa, náuseas, vómitos y dolor abdominal. Para hacer el diagnóstico preciso, se requiere de exámenes de sangre y el tratamiento va de la mano de los síntomas.

¿Cómo se previene la Hepatitis?

Dentro del calendario nacional de vacunación, se encuentra la vacuna contra la Hepatitis A (18 meses). Asimismo, la vacuna hexavalente (2, 4 y 6 meses) protege contra 6 enfermedades, dentro de las cuales se encuentra la Hepatitis B.

Existe una vacuna contra la Hepatitis B, la que está indicada para casos específicos, como, por ejemplo: funcionarios de la salud, personas con insuficiencia renal crónica y usuarios en diálisis.

Hepatitis

Las hepatitis causadas por virus se transmiten de diversas formas dependiendo del tipo de virus. Los virus de hepatitis A y E se transmiten a través de la ingesta de alimentos contaminados con aguas servidas, como verduras o a través de ingesta de mariscos crudos.

Por otro lado, las hepatitis B y C se transmiten a través de contacto con la sangre o fluidos de una persona infectada.

La hepatitis A se previene mediante la higiene en los alimentos y el lavado de manos. Las hepatitis B y C se previenen evitando el uso de drogas inyectables y procedimientos como tatuajes y piercing con materiales contaminados o reutilizados.