Municipio y Fiscalía Regional coordinan esfuerzos para prevenir delitos en Arica

22 de Abril de 2020

795 visitas


Para coordinar acciones tendientes a prevenir la comisión de delitos en la ciudad, el alcalde de Arica, Gerardo Espíndola y la encargada de la Dirección de Prevención y Seguridad Humana del municipio, Claudia Hermosilla, sostuvieron una videoconferencia con la fiscal regional Javiera López.

En la oportunidad, el jefe comunal se puso a disposición de la Fiscalía y señaló que las direcciones de Seguridad Humana y Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Arica, seguirán trabajando en la prevención de los delitos con mayor incidencia en la ciudad.

Delitos contra la salud

“La fiscal nos informó que, a los robos y la violencia intrafamiliar, se suman los delitos que atentan contra la salud pública, cometidos por personas que no respetan la cuarentena, el toque de queda y las medidas de autocuidado como el uso de mascarillas y el distanciamiento físico”, dijo el alcalde Espíndola. 

En relación a lo anterior, vale la pena recordar que el Ministerio del Interior señala que las personas que incumplan las medidas sanitarias, dependiendo la gravedad y reiteración de los hechos, arriesgan multas que pueden llegar a 50 millones de pesos o 540 días de cárcel.

Garantizar la seguridad

En el mismo sentido, el jefe comunal señaló que es importante “no descuidar estas acciones que atentan contra la seguridad de las personas que vivimos en Arica. Si queremos combatir el contagio por COVID19 con cuarentenas, debemos garantizar la seguridad de la gente en sus casas”.

“Es importante que el Gobierno Central refuerce con más recursos humanos a las policías que trabajan en una ciudad fronteriza como la nuestra. La realidad que vivimos los ariqueños siempre será distinta a la del resto del país, sobre todo ahora, donde vemos como un gran número de personas quedaron varadas tras el cierre de las fronteras”, puntualizó Espíndola.

En pleno toque de queda

Con respecto a la disminución de la sensación de seguridad manifestada por los vecinos y vecinas de Arica, el alcalde recordó que en pleno toque de queda, la ciudad sufrió el robo de 120 metros de cable soterrado en el sector de playa Chinchorro, delito que dejó a oscuras una avenida que estaba completamente iluminada.

Si comparamos el primer trimestre del año 2019 con el primer trimestre del 2020, los robos con violencia y con intimidación aumentaron en más de un 50 por ciento “situación que a todas luces nos indica que no debemos descuidar la seguridad de la población”, declaró el alcalde de Arica.