La cultura entretenida: La Escuela de Verano estuvo toda la mañana en Museo Chinchorro

23 de Enero de 2018

Convencidos de que la cultura es tan entretenida como la playa o el surf, un grupo de alumnos y alumnas de las Escuelas de Verano del DAEM estuvieron toda la mañana visitando el Museo Chinchorro de San Miguel de Azapa que administra la Universidad de Tarapacá.

Luego de su desayuno los estudiantes abordaron desde la Escuela Regimiento Rancagua el bus municipal que los llevaría al valle de Azapa, bajo el cuidado de las monitoras y monitores, guía y personal del DAEM.

En el Museo los niños y niñas siguieron al pie de la letra las instrucciones internas de la entidad universitaria y estuvieron atentos a los relatos del guía, mientras recorrían las vitrinas con los testimonios de las momias más antiguas del mundo (de mayor data que las de Egipto) que corresponden a la Cultura Chinchorro la que se extendió entre Ilo y Cobijia, nombre que se le dio a los pescadores que habitaron la costa del desierto de Atacama, estableciendo su núcleo en la actual ciudad de Arica, entre los valles de AzapaCamarones y Lluta.

Los Chinchorros fueron los primeros a nivel mundial en momificar artificialmente a sus muertos. Las momias de la cultura Chinchorro, cuyo nombre se debe a la playa Chinchorro, donde se han encontrado grupos momificados, han estado inscritas desde septiembre de 1998 en la lista indicativa de Chile, la etapa previa ante una futura candidatura para ser declaradas Patrimonio de la Humanidad.

Todo esto y mucho más aprendieron los chicos y chicas durante la visita guiada al Museo Arqueológico de Azapa.

La profesora Patricia Marcel Rojas, coordinadora de la escuela D-14, una de las sedes de las Escuela de Verano 2018, explicó: “Una actividad cultural muy relevante, entretenida y en ese sentido hacemos todos los esfuerzos en función de los niños y niñas, para que se diviertan, se entretengan y puedan además aprender, esa es la idea. La asistencia es total, los niños no se pierden jornada, están interesados y se portan muy bien, porque tienen un espacio donde se les cuida, se les protege y en verdad se sienten súper bien”.

Agregó que todas las actividades tienen un carácter formativo y eso permite reforzar sus valores y sus principios y esto se ve reflejado en la comunicación con sus monitores y profesores, según explicó.

Todos los días se cumple un calendario de actividades bien planificadas que se extenderán hasta la primera semana de febrero. Este jueves habrá una actividad masiva con la participación de los 500 niños inscritos en la escuela de Verano 2018, en el Epicentro 1 o Gimnasio Augusto Zubiri Rubio, con presentaciones artísticas, baile entretenido, confección de trajes típicos, actividades recreativas, presentaciones artísticas, entre otras sorpresas.