Consejo Comunal de Seguridad Pública: Cesantía, pobreza y comercio ambulante surgen como principal preocupación en materia económica

04 de Agosto de 2020

391 visitas


Una compleja situación económica vive cientos de familias de la comuna de Arica tras el inicio de la pandemia por Covid-19. Las necesarias medidas de restricción para evitar la propagación desenfrenada del virus, ha obligado a feriantes y comerciantes a tener que cerrar sus puestos de trabajo, viendo así perjudicada la economía familiar.

Durante el Consejo Comunal de Seguridad Pública de agosto, fueron compartidas cifras de pobreza y cesantía de los últimos meses, evidenciando un preocupante decrecimiento en el número de personas ocupadas y aumento del comercio informal.

En el periodo abril-junio, la tasa de cesantía alcanzó el 7,5 por ciento, creciendo un 1,3 en los últimos 12 meses. A su vez, la población ocupada disminuyó un 22,6 por ciento en el último año, con mermas más fuertes en los trabajadores por cuenta propia (-41%) y asalariado normal (-10,1%).

Por otra parte, más del 70 por ciento de las personas que comprenden el comercio ambulante, son conocidos o familiares de otros vecinos que trabajaban bajo esta modalidad. Además, el 20 por ciento de ellos no presentan vinculación anterior con este comercio, obligados por la pandemia han debido comenzar a trabajar en las calles.

Otro aspecto registrado durante los últimos meses es el desplazamiento del comercio ambulante de Arica de sectores en los que las medidas de restricción han mermado significativamente las ventas. Por ejemplo, parte del comercio dispuesto en el sector norte, específicamente en Linderos con Yerbas Buenas, ha evidenciado una migración hacia el centro, donde la población sigue aglomerándose.

Soluciones más profundas

Al respecto, el alcalde Gerardo Espíndola explicó que el daño económico ocasionado por la pandemia debe ser abordado desde una mirada más profunda, no solamente pensando a corto plazo para mejorar en lo inmediato el ordenamiento de la ciudad.

 “Acá estamos trabajando especialmente para abordar esto desde una mirada más integral, con diferentes actores donde no solamente la Municipalidad actúa, sino que también otros servicios públicos. Así, no solamente podremos solucionar el comercio ambulante, sino que solucionar uno de los dolores más grandes que tiene Arica en estos momentos que apunta a la cesantía y la pobreza, como consecuencia de una pandemia que nos está afectando como ciudad”, expresó.

Como parte de las acciones fue sugerido establecer una mesa de coordinación con actores claves de la comuna, que permitan establecer una estrategia para ordenar el comercio ambulante sin perjudicar a los comerciantes establecidos, quienes han sufrido en mayor medida la actual situación económica al ver sus locales cerrados.